domingo, 22 julio 2018
15:54
h. Última Actualización

Termina segundo caso de Guacho

La Fiscalía cierra la instrucción por la explosión del cuartel de San Lorenzo. Guacho es uno de 28 procesados. La mayoría de ellos fueron aprehendidos.

Quito /
14 jul 2018 / 00:00

Cuatro meses de investigaciones para dar con los responsables de la destrucción del destacamento policial de San Lorenzo, en Esmeraldas, llegaron a su fin.

El fiscal Wilson Toainga cerró la instrucción fiscal por el atentado con coche bomba que destruyó el reparto policial.

Hay 28 procesados, entre ellos Walter Arízala, alias Guacho, líder del frente narcoterrorista Óliver Sinisterra que secuestró y asesinó a Javier Ortega, Efraín Segarra, Paúl Rivas, Óscar Villacís y Katty Velasco.

Los nombres de la mayoría de investigados en el caso fueron develados por excolaboradores de alias Guacho. Hasta el momento existen más de 100 apresados en Ecuador y Colombia. Entre ellos un hermano y primos de Guacho.

Uno de los arrestados se sometió a la cooperación eficaz, solicitó protección y reveló la forma en la que operaba la organización narcoterrorista.

En mayo Washington Arroyo informó los nombres y alias de los principales de la red. La mayoría de ellos están procesados por tráfico de armas, precursores, terrorismo, delincuencia organizada, entre otros delitos.

Al grupo de alias Guacho se ha atribuido al menos 10 atentados terroristas en poblaciones de San Lorenzo entre enero y abril. Uno de los atentados más graves se registró en Mataje, San Lorenzo. En ese sitio una patrulla militar sufrió una emboscada de los delincuentes. Cuatro de sus integrantes fueron asesinados y al menos siete quedaron heridos.

Seis días después, el equipo periodístico de El Comercio que fue a recoger información sobre ese incidente fue secuestrado y posteriormente asesinado. Sus cuerpos se recuperaron casi tres meses después y fueron sepultados el 29 de junio en Quito.

La Fiscalía abrió 14 expedientes para investigar esos hechos. Hay al menos seis casos cerrados. Las audiencias más próximas son por terrorismo contra Guacho y otros que será en Quinindé el 19 de julio. Habrá otra por tráfico de armas el 3 de agosto.

En el expediente sobre el ataque al cuartel policial se evidencia que el negocio de Guacho no se limitó a los ataques con explosivos. En los chats entre Guacho, sus colaboradores y policías se evidencian negociaciones para venta de drogas, soluciones políticas para sus actividades delincuenciales, sicariato, atentados con explosivos y tráfico de armas.

Las interceptaciones telefónicas fueron la clave del descubrimiento de los ilícitos.

Peritajes

En el atentado al cuartel policial de San Lorenzo se utilizaron al menos 200 libras de un explosivo que se colocó en tanques plásticos de color celeste que se embarcaron en una camioneta. El GIR y el FBI hicieron peritajes.

Torre eléctrica

En Quinindé los colaboradores de alias Guacho afectaron una torre de transmisión eléctrica a la que hicieron explotar. El caso se abrió por terrorismo. La jueza de ese cantón vinculó a Guacho, dictó su prisión y pidió que Interpol lo localice y capture.

Armas

El 13 de abril en Mataje, parroquia de San Lorenzo, en un operativo policial y militar se detuvo a 14 personas. En poder de ellas se encontraron armas y municiones. Los sospechosos fueron considerados colaboradores de Guacho.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA