sábado, 21 julio 2018
13:10
h. Última Actualización

Guía para no soltar el cargo

Algunos están involucrados en acciones irregulares o deshonrosas. Otros perdieron apoyo político. Sin embargo, se aferran a sus puestos con las uñas.

Quito /
15 feb 2018 / 00:00

En la antigua Roma, un funcionario público bajo cuyo cargo se hubieran cometido acciones deshonrosas, solo habría tenido un recurso para recuperar el aprecio de sus conciudadanos: el suicidio.

En el Ecuador del poscorreísmo, a funcionarios en similares predicamentos no es posible ni arrancarles la renuncia. La corta historia de este Gobierno es pródiga en ejemplos. Quizás el más escandaloso sea el de Richard Espinosa.

Aún destituido por la Contraloría por haber evaporado la deuda del Estado con la Seguridad Social (2.500 millones de dólares) continuaba inaugurando obras y ejerciendo la dirección del IESS. Como él, son muchos los funcionarios con idéntica capacidad para aferrarse al cargo contra todo y contra todos.

Los vocales del cpccs

1.Ni el pronunciamiento del pueblo, que votó a favor de su destitución en la última consulta popular, parece conmover a Edwin Jarrín, Tania Paulker y Sonia Vera, integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social. Debería bastar el bochorno de haber designado a un contralor cuestionado que terminó como prófugo de la justicia (Carlos Pólit); o a un fiscal (Carlos Baca Mancheno) con una investigación en curso por sospechas de peculado. Nada de eso preocupa a los consejeros. Para aferrarse al cargo, recurrieron al sistema interamericano de justicia. No lograron el apoyo de la Corte IDH pero ellos continúan argumentando sobre la ilegalidad de su destitución.

Augusto Espinosa

2. Fue el ministro de Educación bajo cuyo cargo se produjo el mayor escándalo de abusos sexuales en centros educativos del que se tenga noticia en el país. Escándalo propiciado por un parco silencio en los colegios promovido por las autoridades. Un juicio político por esa causa sigue su trámite en el Consejo de Administración Legislativa. Mientras tanto, continúa presidiendo la Comisión de Educación de la Asamblea, desde donde pretende dirigir las reformas a la Ley Orgánica de Educación Intercultural. Y aunque sus compañeros de Comisión han decidido dejar sin cuórum sus convocatorias, él no da muestras de estar dispuesto a dar un paso al costado.

Doris Soliz

3. Ella preside la Comisión de Soberanía y Asuntos Internacionales de la Asamblea, siete de cuyos once integrantes no la quieren ahí y solicitaron su dimisión oficialmente. El argumento es de peso: haber tratado de impedir un pronunciamiento en defensa de los resultados de la consulta popular en el caso de los consejeros de Participación Ciudadana que fue tratado en el sistema interamericano de justicia. La respuesta de la asambleísta: exigir sanciones administrativas para quienes piden su renuncia.

Patricio Rivera

4. En abril del año pasado fue nombrado superintendente de Economía Popular y Solidaria. Pero él prefirió asesorar al nuevo Gobierno en materia económica. Siete meses después, cuando el presidente Lenín Moreno le retiró la confianza, Patricio Rivera se aferró a la superintendencia que dejó de lado como si los cargos fueran comodines. Ahora le han levantado una glosa por malos manejos financieros: 77 millones. Y el pueblo decidió, en consulta popular, su salida del cargo. No importa. Él sigue imaginando recursos judiciales y administrativos para quedarse.

Rommy Vallejo

5. Primero se descubrió una cámara de vigilancia para espiar al presidente de la República. No pasó nada. Luego, se demostró que los partidos políticos de oposición fueron espiados para favorecer al partido de Gobierno en tiempos de campaña electoral. Tampoco pasó nada. Mientras tanto, la violencia del narcotráfico se cuela en el país por la frontera norte ante su inadvertida pasividad. La permanencia de Rommy Vallejo en la Secretaría de Inteligencia es uno de los aspectos más misteriosos del Gobierno de Lenín Moreno.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA