miércoles, 28 junio 2017
11:51
h. Última Actualización

Fiscalizador contra fiscalizado

Un eventual Gobierno de CREO tendría fuerte componente de fiscalización. En el oficialismo el vicepresidente mantendría influencia en los sectores estratégicos

Quito /
03 mar 2017 / 00:00

Se ubican en veredas diametralmente opuestas. Los candidatos a la vicepresidencia también se juegan sus cartas de cara a la segunda vuelta electoral: uno como el fiscalizador y otro como el técnico fiscalizado.

La corrupción en la estatal Petroecuador y las supuestas coimas entregadas a funcionarios ecuatorianos por la constructora Odebrecht han generado un cruce de acusaciones entre Andrés Páez, binomio de Guillermo Lasso (CREO), y Jorge Glas, que hace dupla con Lenín Moreno (Alianza PAIS).

El primer ‘golpe’ lo dio Páez. En diciembre, acudió a la Fiscalía General para pedir un acto urgente contra el vicepresidente y candidato a la reelección. ¿El objetivo? Que se analicen con celeridad los documentos y se determine su posible implicación en ambos casos.

La reacción oficial llegó casi tres meses después. El miércoles, Glas fue a la misma instancia para exigir que se investigue a todos los que lo mencionan en las denuncias, entre ellos a Páez. El funcionario corrió con mejor suerte y fue recibido por el propio fiscal, Galo Chiriboga.

Pero las diferencias entre los dos aspirantes no se limitan al plano ideológico y político. También se podrían reflejar en sus funciones, para los próximos cuatro años, en un eventual gobierno de cualquiera de estas opciones.

Páez dice que seguirá en la misma línea: la de la fiscalización. Una de sus tareas, consensuada con Lasso, será auditar los diez años del gobierno de Rafael Correa y llevar ante los tribunales nacionales e internacionales a quienes resulten culpables de delitos de corrupción y lesa humanidad.

“Sabemos que para investigar esta década necesitaremos, al menos, 20 años pero estamos armando un mecanismo de trabajo, que tenga un ritmo intenso, con veedurías ciudadanas que permitan dar al país resultados en poco tiempo”, explicó a EXPRESO el candidato a la vicepresidencia por CREO.

En las filas de PAIS, el rol que Glas tendría en un eventual Gobierno es todavía difuso, al menos de puertas para afuera. Ayer este Diario solicitó al equipo de comunicación de Moreno, vía correo electrónico, información sobre el papel que cumpliría. Hasta el cierre de esta edición no hubo respuestas.

En entrevistas otorgadas a medios de comunicación durante la campaña de primera vuelta, tanto Moreno como Glas destacaron la experiencia del actual vicepresidente en innovación, producción y en el manejo de los sectores estratégicos como el petrolero y eléctrico, en los que ha estado involucrado por casi diez años.

Sectores en los que justamente se han generado las mayores sospechas de irregularidades, que han sido denunciadas desde diferentes bloques de la oposición, y que serán, por lo tanto, los más fiscalizados.

A LA CARTA