domingo, 22 julio 2018
15:54
h. Última Actualización

Escuelas: empresa china pide mediación

Solicita la suspensión de la resolución unilateral. Proponen terminar las 150 unidades con mejoras.

Quito /
14 jul 2018 / 00:00

Como en varias obras del anterior Gobierno, la contratación de 200 Unidades Educativas Provisionales tipo Milenio estuvo atado a un crédito de 170 millones de dólares con el Banco de China. Una de las exigencias de ese acuerdo fue la contratación de la empresa China Railway N.9 Engineering Group Co. Ltd. Ahora, el ministerio de Educación ha decidido terminar unilateralmente ese contrato que, en total llegó a 196 millones, como contó ayer EXPRESO.

La empresa, sin embargo, busca una alternativa de solución. En comunicación dirigida a este diario contó que ha pedido al Gobierno la suspensión de la resolución unilateral de fin del contrato. Propone concurrir a una mediación ante la Procuraduría, por tratarse de una empresa pública China e instituciones del gobierno ecuatoriano. La empresa cree que es necesario buscar una “opinión técnica imparcial” para avalar el perfecto funcionamiento de las Unidades Educativas y su sistema constructivo.

Su meta: “continuar con el contrato, incorporando las mejoras arquitectónicas, ensamblando las restantes 150 Unidades Educativas”, dijo el documento firmado por el director nacional técnico de Railway, Nilton Huayamave, y por Zhou Xiaoyu, apoderado especial.

¿En dónde se originó el conflicto? Según la empresa, después del sismo del 16 de abril de 2016, el Ministerio hizo observaciones sobre la sismoresistencia y estructura de las escuelas. Por eso, dice, se realizaron cambios en el reforzamiento estructural respecto del diseño original que fueron aprobado por el Gobierno. El problema, asegura la firma estatal china, es que ahora Educación no está tomando en cuenta la diferencia que existe entre los Términos de Referencia/Planos de Construcción originales y los Planos modificados.

Entre agosto y septiembre de 2017 se entregaron 20 Unidades en Manabí y Santo Domingo “que fueron aceptadas a total conformidad y de suscripción del acta de entrega/recepción”, asegura. En febrero de este año, se inauguraron diez más en Manabí, de las cuales no se ha suscrito el acta de entrega/recepción.

El 28 de mayo, Educación les notificó con el cierre unilateral del contrato argumentando que no se ha atendido las observaciones presentadas. En junio, la empresa presentó tres cartas de intención para una culminación por mutuo acuerdo y mantener relaciones comerciales con el gobierno ecuatoriano. El 2 de julio se confirmó el cierre unilateral.

Huayamave y Xiaoyu preguntan: ¿El ministerio realmente desea incumplir la norma ecuatoriana de construcción vigente, eliminar el reforzamiento estructural de 200 columnas y 200 plintos para cumplir con una norma de construcción desactualizada? ¿Si ninguna unidad es apta, por qué el Ministerio ocupa e inaugura 30 Unidades y por qué poner en riesgo a 60.000 niños que estudian en doble jornada en estas unidades educativas?

Educación asegura que China Railway incumplió las especificaciones técnicas y acumuló multas por 29 millones de dólares. Un valor superior al previsto en la ley.

La estatal china dice estar dispuesta a continuar con la construcción de las 150 unidades restantes incluyendo mejoras que no están estipuladas en el contrato como consultorio o enfermería. Ayer, Educación no respondió al pedido de la empresa.

Educación

En abril de 2018, el Observatorio de Gasto Público revisó las contrataciones públicas entre 2015 y 2017. Según ese reporte, el Ministerio de Educación es la entidad con más procesos: 156 por 308,3 millones de dólares.

China

Entre los mayores contratistas del Estado en dos años, estuvieron siete empresas de origen chino y un consorcio. Funcionan en el país, dice el Observatorio, como sucursales extranjeras, según los registros de la Superintendencia de Compañías.

China Railway

Hasta abril, la empresa China Railway No.9 Engineering Group Co. Ltda. se había adjudicado dos procesos con el Estado por 206 millones y tenía participación en el Consorcio NHQ, también contratista estatal.

Augusto Espinosa, asambleísta, exministro de Educación

“Hay poca rigurosidad técnica”

¿Qué opina sobre la decisión del Ministerio de terminar el contrato con China Railway?

El contrato establecía las cláusulas para una finalización unilateral. En el contrato se estableció, además, una póliza que cubre el 100 % del anticipo entregado, una póliza del 5 % de fiel cumplimiento y un monto fuerte por multas por incumplimiento de los plazos. Todo se hizo en beneficio del Estado.

El ministerio dice que firmar un contrato de bienes y no de obra es una anomalía, ¿es así?

Nunca se hizo un cambio. El contrato originalmente se hizo como adquisición de 200 unidades educativas provisionales, tipo Milenio. Nació así, no es que era una obra de construcción. Las 50 unidades se pueden desmontar, es decir es un bien. Creo que están mal informados quienes llevan el tema.

Otra de las críticas es el costo por cada unidad ¿un millón de dólares es excesivo?

Eso es lo que cuesta. El contrato tiene un estudio técnico detallado. Lo que sería pertinente es que se revise el detalle de ese informe técnico y se puede comparar con valores en el mercado en una obra que tenga la misma capacidad de las unidades educativas. A mí me parece que ahí hay una apreciación con muy poca rigurosidad técnica.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA