martes, 28 marzo 2017
09:06
h. Última Actualización

El relevo en la cúpula del Ejército saca a 4 generales

El general Édison Narváez es el nuevo comandante de la Fuerza Terrestre. El jefe militar cuenta los motivos de su salida. Desmiente al ministro Patiño

07 mar 2017 / 00:01

El Ejército tiene un nuevo comandante, el general de división Édison Narváez Rosero, quien reemplaza en el mando al también general Luis Castro Ayala, quien fue removido de su cargo por el presidente Rafael Correa.

El mandatario tuvo que emitir dos decretos para tener a un hombre de confianza en el mando. El primero fue firmado el domingo 5 de marzo para cesar en sus funciones al comandante Castro y nombrar a su reemplazo Carlos Egüez. El segundo se emitió ayer para sacar al recién nombrado comandante, que duró un día en el cargo, y designar a Narváez. Con ello, el mandatario dejó fuera de la Fuerza Terrestre a otros dos generales de división: Carlos Rodríguez y Gustavo Cabrera.

Los decretos no mencionan los motivos del remezón de la cúpula del Ejército, que se temía desde hace dos semanas debido a la carta del general Luis Castro, después de las elecciones del 19 de febrero, en la que pedía una reunión del Consejo de generales y el pronunciamiento del Comando Conjunto por los rumores que estaban circulando a través de las redes sociales.

Fue el mismo general Castro quien ayer dio luces sobre la reunión del Consejo de Generales que, en su momento, desmintieron, a través de un comunicado, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa.

“Mire, señor (Ricardo) Patiño, el Consejo de Generales se reúne vía telefónica o por Internet”, dijo el general, quien aseguró que la autoridad gubernamental desconoce cómo funciona el Ejército.

No fue la única crítica de Castro a Ricardo Patiño. También cuestionó que él haya publicado resultados electorales antes de que fueran difundidos los del conteo oficial del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Las Fuerzas Armadas, aclaró, deben ser neutrales y sus comandantes, destacó, exigen “integridad” en los actos en que ellos intervienen.

Sobre el proceso electoral del 2 de abril, el general relevado, pidió que se cuiden los votos. Lo hizo junto a Carlos Rodríguez, Gustavo Egüez y Gustavo Cabrera, también separados del Alto Mando.

Según Castro, durante las elecciones de primera vuelta, el 19 de febrero, los militares dejaron por algún momento la seguridad del material electoral.

La cadena de custodia, dijo, fue en algún momento dejada para que la empresa contratada por el Consejo Nacional Electoral meta los biombos para las elecciones.

Las declaraciones de Castro no sorprendieron a militares retirados como el asambleísta Fausto Cobo (CREO) y el almirante Aland Molestina, quienes consideran desatinada la decisión del presidente Rafael Correa, de cambiar a la cúpula del Ejército cuando falta menos de un mes para la segunda vuelta electoral. Los relevos, añade Cobo, pueden afectar la estructura de operaciones establecida para ese día.

Según la Constitución de la República y el Código de la Democracia, los militares son los garantes de la seguridad del proceso electoral.

Castro fue sacado de la escuela militar

El complejo militar de Parcayacu, en Quito, fue ayer una zona de conflicto. El ahora excomandante del Ejército, general Luis Castro Ayala, no quiso dejar sus funciones sin expresar su posición ante los medios de comunicación.

Lo hizo lanzando acusaciones y desmintiendo al ministro de Defensa, Ricardo Patiño, lejos del lugar que él había escogido para este propósito. Castro convocó a una rueda de prensa en las instalaciones de la Escuela Militar Eloy Alfaro, pero no pudo dar allí sus declaraciones. Fue impedido de ingresar al lugar.

La disposición del nuevo mando fue que Castro no tuviera acceso a la escuela ni se permitiera el ingreso de los periodistas a ese recinto. Pero el militar no se calló. Con los periodistas presentes organizó un acto en el parqueadero de la institución.

Desde ahí llamó “a sus soldados” y cuestionó las acciones del Ministerio de Defensa y de su titular, el militante de Alianza PAIS, Ricardo Patiño. RRG

A LA CARTA