martes, 27 junio 2017
14:03
h. Última Actualización

El populismo debilita las instituciones

Entrevista a César Ulloa

19 jun 2017 / 00:01

Es un joven PhD en Ciencias Políticas y consultor que ha escrito cuatro libros sobre ese tema. En el último ‘El populismo en escena’ hace un ejercicio de política comparada de casos de populismo en Ecuador y Venezuela, contrastados con Uruguay. César Ulloa habló con EXPRESO sobre el regreso de uno de los líderes populistas, Adbalá Bucaram.

- A lo largo de la historia, este país ha tenido muchos líderes populistas, uno de ellos es Bucaram. ¿Parecería ser un elemento de la identidad ecuatoriana?

- El populismo es un elemento identitario de la cultura política nacional. En Ecuador no hay instituciones suficientemente fuertes, las organizaciones políticas son frágiles como para reproducir liderazgos ordenados. Desde ellos se alimentan figuras mesiánicas que han estado en el poder. Además, el sistema presidencialista hace que se vote más por las personas que por los partidos. Eso no ocurre en los sistemas parlamentarios.

- ¿Entonces, qué papel juega el sistema político?

- El régimen democrático presidencialista hace que se personalice el voto por personas. Y en el sistema político no está institucionalizada la democracia interna de los partidos o movimientos políticos, como para que no sean figuras caudillescas y carismáticas. Desde la conquista en Ecuador hay una cultura de figuras fuertes, patriarcales, machistas y transgresoras. Se habla más de personas que de partidos y época: Floreanismo, garcianismo, bucaranismo y correísmo.

- Pero ¿cuál es el rol del partido y el movimiento en estos casos?

- Es lo más grave: el presidente del partido o movimiento es el presidente de la República. La organización debe tener un cuerpo colegiado fuerte para no fracasar. Por ejemplo, León Febres Cordero dirigía su partido y era el primer mandatario. Igual ocurrió con Bucaram y con Correa. - ¿El populismo es un espejo de la democracia o la aniquila? - Opera de las dos formas y nos da cuenta cómo opera el sistema político. Pero también debilita la democracia, por ejemplo, en los casos de Chávez en Venezuela, o “Correa en Ecuador”. Ambos debilitaron las instituciones porque las manejaron de manera discrecional. No tenían claridad de línea que divide el Estado, ni de los pesos y contrapesos.

- ¿Qué importancia tiene la comunicación en esos escenarios?

- Los líderes tienen gran capacidad para transmitir un mensaje, por el contacto cara a cara, como Perón en Argentina, o Lázaro Cárdenas en México. Hoy es un sistema de propaganda con grandes infraestructuras tecnológicas como las del correísmo.

A LA CARTA