viernes, 18 agosto 2017
12:37
h. Última Actualización

El Gobierno expropia los 4 macrolotes de Samanes pese a su acuerdo con el Issfa

Los militares pasivos presentarán el lunes una acción de protección.

20 may 2017 / 00:00

La expropiación de tres macrolotes de 164 hectáreas en el sector de Samanes, en el norte de Guayaquil, le llegó el jueves al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), a través de un oficio enviado por Inmobiliar, a tan solo seis días de que termine el Gobierno de Rafael Correa.

La misiva de un párrafo llegó acompañada de la declaratoria de expropiación, tres días después de que esa misma entidad remitiese al Issfa otro oficio a través del cual contestaba a la propuesta de permuta (cambio) de los tres macrolotes de Samanes por dos terrenos en Guayaquil y otro en Quito, que el Instituto de Seguridad militar le hiciera llegar el 10 de mayo.

Según la mencionada carta de Inmobiliar, el terreno de Quito que era parte del cambio costaba alrededor de 8 millones de dólares, es decir casi dos más que los seis millones que valían los terrenos de Samanes y, por tanto, el Instituto quedaría con una deuda pendiente de 1,9 millones.

Con los terrenos de las dos gasolineras del Ministerio de Defensa, en la avenida Pedro Menéndez Gilbert, en Guayaquil, no había inconvenientes, pero además Inmobiliar anunció la expropiación del cuarto macrolote que no había entrado en la negociación acordada, que incluye el polideportivo Los Samanes, donde hace las prácticas el Club Sport Emelec.

El anuncio de expropiación hizo reaccionar ayer a los militares en servicio pasivo. El general Wagner Bravo, en representación de los activos, exigió una inmediata respuesta al director del Issfa, Roberto Jiménez, por considerar que el saliente ministro de Defensa, Ricardo Patiño, quien ayer suspendió la sesión de directorio que había convocado, engañó a los afiliados haciéndoles creer que habían logrado un acuerdo y que este sería respetado por el Gobierno.

Jiménez remitió ayer una carta de protesta a Inmobiliar, en la que la acusa de trasgredir los artículos 75, 76, 82, 226 y 227 de la Constitución de la República, que se refieren a la tutela efectiva, al debido proceso, la seguridad jurídica.

En la carta, el directivo le recuerda a esa entidad que el silencio administrativo no existe entre entidades del sector público y, además, le indica que sí existió la voluntad de llegar a un acuerdo.

Independientemente de las acciones del Issfa, los militares pasivos decidieron interponer el lunes una acción de protección contra la decisión del Gobierno de expropiar los tres macrolotes de Samanes.

RTG

A LA CARTA