domingo, 30 abril 2017
21:30
h. Última Actualización

El brazalete electrónico beneficia a 400 presos

75 sentenciados ya salieron con prelibertad tras cumplir una parte de su condena. El dispositivo tiene sus restricciones.

20 abr 2017 / 00:00

La disposición de un juez será la llave para salir del encierro a una libertad controlada por un brazalete electrónico y que, a su vez, será monitoreado las 24 horas desde el ECU911.

Esa será la opción para cerca de 400 personas privadas de la libertad (ppl) y procesados por delitos menores que -desde ayer- podrán acceder a la opción de llevar el dispositivo tipo tobillera en lugar de permanecer en un centro penitenciario o ingresar a él.

‘Mariela’ fue la primera (de 25 internos que llegaron hasta las instalaciones del ECU 911 en Samborondón) en recibir el beneficio. Ella fue sentenciada a 15 meses de privación de libertad por tráfico de sustancias sujetas a fiscalización y, a cinco meses de su salida, solicitó ingresar al proceso.

“Este es un paso importante en mi vida. Cometí un error y deseaba salir antes para poder reiniciar mi vida laboral y social”, mencionó la mujer.

Pero no todos los privados de libertad son aptos para acogerse al plan. Según la ministra de Justicia, Ledy Zúñiga, se priorizará el uso de los dispositivos. “Lo usarán mujeres embarazadas, mayores de 65 años o internos con enfermedades incurables en etapa terminal”.

También podrán solicitar el brazalete los privados de libertad que cumplan el 60 % y 80 % de sus penas, según el nivel de peligrosidad de los delitos por los que se los apresó.

Pero la solicitud no garantiza la asignación del dispositivo. Una vez que se realiza la petición al juez, él debe analizar mediante informes del Ministerio de Justicia y la Fiscalía si el privado de libertad o el procesado es apto o no para el plan. Se toma en cuenta que los años de sentencia no sobrepasen a los cinco, que no sea reincidente y que -en el caso de los ppl- que haya tenido buena conducta durante su permanencia en el centro carcelario.

Una vez aceptada la petición, el juez también dispondrá del número de restricciones de movilidad que deben asignársele al beneficiado. Es decir, si no puede salir de su vivienda (en los casos de arresto domiciliario), si no puede salir de su barrio o de la ciudad o de la provincia. Y, en los casos de violencia intrafamiliar o de protección a víctimas y testigos, se prohibirá el acercamiento a otros lugares o personas determinados. En todas las situaciones, ninguno de ellos puede ingresar a aeropuertos o terminales terrestres.

Antes de los 400 dispositivos presentados ayer, otras 50 personas ya habían accedido a este sistema desde enero.

Control

En Guayaquil, 4 funcionarios de Justicia monitorearán los casos en varios turnos.

Alarma

Se activa cuando el dispositivo está descargado, cortado o pasa el límite de movilidad.

Verificación

Agentes de la UPC más cercana al ppl en prelibertad acudirá a comprobar la alerta.

A LA CARTA