domingo, 22 julio 2018
15:54
h. Última Actualización

Marcelo Alvarado se fue, pero su lucha se mantiene

Fue una de las presuntas víctimas de abuso por parte del sacerdote César Codero. Falleció ayer en Cuenca.

Cuenca /
13 jul 2018 / 13:30

Partió sin haber recibido una disculpa; menos aún el pedido de perdón de su presunto agresor sexual. En la sala La Luz del Camposanto Santa Ana se vela el cadáver de Marcelo Alvarado, una de las presuntas víctimas de un delito sexual atribuido al sacerdote César Cordero, fundador de la Universidad Católica de Cuenca, pero de la que le fue retirado su posición de rector vitalicio.

A sus 7 años, cuando cursaba el tercer grado, Alvarado habría recibido abusos por parte del religioso, que regentaba el centro educativo al que asistía. Sin embargo, tuvieron que pasar 57 para que él y otras cinco personas denunciaran su terrible experiencia en abril pasado.

Ante las denuncias, este fue uno de los primeros pronunciamientos del cura acusado y que se difundió en medios de comunicación, como la radio Voz del Tomebamba.

El hecho se halla en investigación por la Fiscalía y la Arquidiócesis. El fallecido fue el último de las presuntas víctimas en acudir al llamado de la Fiscalía, donde su testimonio fue calificado por la Iglesia como “creíble”.

La vida de Marcelo terminó el jueves 12 de julio, el día de su cumpleaños, durante una entrevista periodística —referente al caso de abuso— en la que padeció un accidente cardiovascular. Tenía 64 años.

Ahora los familiares lo acompañan en su velatorio, pero prefieren no hablar. “Es un dolor indescriptible, queremos sentirlo en la intimidad; pero agradecemos la cobertura y el apoyo que dieron los medios de comunicación a mi padre”, dijo uno de sus hijos.

¿Quién es César Cordero?

Pues un religioso cuencano que a través de los años ha recogido estos reconocimientos, algunos de ellos, ya retirados.

Un referente

María, hermana de una de las víctimas, atinó en señalar que la “muerte de Marcelo, no impedirá que sigan con la lucha en busca de justicia. El proyecto que diseñó Marcelito, asistir a las escuelas para dictar charlas preventivas a los niños y adolescentes, se cumplirá como legado de un valiente hombre que hoy nos dice hasta luego”.

Dato

De la mano de Marcelo, el pasado 2 de julio se hizo oficial al primer colectivo que luchará en contra de los abusos sexuales. Se trata de la Asociación de Lucha de Sobrevivientes de Abusos Sexuales, ALSAS, que reunirá a todas las víctimas de abusos sexuales efectuados por sacerdotes en el país.

El colectivo formará parte de la construcción de un reglamento para la no prescripción de delitos sexuales contra menores. El último en rendir su versión a la Fiscalía del Azuay fue el imputado César Cordero, de 90 años, quien rindió su testimonio desde el hospital católico de Cuenca.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA