lunes, 18 diciembre 2017
12:42
h. Última Actualización

Los sobreprecios se extienden al ECU-911

En el ECU-911 los secretos se firmaron con tinta china

06 dic 2017 / 00:00

En el ECU-911 los secretos se firmaron con tinta china. $ 32 millones no justificados en la construcción de seis centros de emergencia que no pueden ser explicados y una serie de preguntas sin responder, blindadas en un misterioso acuerdo de confidencialidad, son el resultado de las obras elaboradas por las empresas Engineering Co. Ltd. (CAMC) y China Electronics Export and Import Corporation (Ceiec).

Al igual que en contratos previos, los ECU-911 en Tulcán, Ibarra, Nueva Loja, Riobamba, Loja y Macas se hicieron, como un alto porcentaje de obras de infraestructura en el último Gobierno, a través de una declaratoria de emergencia solicitada por el entonces ministro coordinador de Seguridad, vicealmirante Homero Arellano.

Las primeras irregularidades no se registraron en la fluctuación de los precios unitarios del material de construcción (ver gráfico), eso vino luego. La primera señal de alarma fue la propia composición de las empresas, que en el país cuentan con quince obras a su haber.

Al firmar el convenio, por ejemplo, Ceiec decía contar con 19 profesionales que laborarían en el desarrollo del proyecto. Sin embargo, solo cuatro ingenieros fueron afiliados con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS); los demás pertenecían a las compañías locales subcontratadas por la empresa china. La Contraloría General del Estado (CGE) determinó, en un informe aprobado en junio, que la situación, conocida por las autoridades, nunca fue verificada.

Los subcontratistas en ambos casos superaban el índice registrado para la edificación de las sedes, pero los montos pagados a estas o sus operaciones permanecen ocultas.

Las siete compañías que fueron parte de las obras se negaron a presentar sus sustentos a la CGE, alegando que sus convenios con las transnacionales chinas no regían bajo la Ley de Empresas Públicas. Añadieron, además, que laboraban bajo un acuerdo de confidencialidad.

Lo que sí se pudo demostrar es que en las seis sedes hubo sobreprecios en los valores unitarios de los materiales de construcción y mobiliario. Lámparas, cables, puertas y ventanas fueron facturados con hasta el 20 % del precio normal de estos en el mercado.

Los valores adicionales, sin sustentos técnicos, fueron aprobados por los administradores de los contratos y por los fiscalizadores.

En total, se determinó que en los contratos con CAMC no se justificaron $ 9’544.903 y con Ceiec, $ 23’712.087.

Para la Contraloría, las responsabilidades recaen sobre los funcionarios encargados de la aprobación de los proyectos, entre ellos Arellano y el actual ministro del Interior, César Navas, quien entonces era director del ECU-911.

Navas, en respuesta al informe, indicó que las deficiencias establecidas se debieron a que “las especificaciones técnicas (de los proyectos) no fueron establecidas en la etapa precontractual”, y que estas luego sí fueron sustentadas.

El informe final constaba con responsabilidades administrativas y penales. Este Diario solicitó a la CGE el estado del informe y la adjudicación de responsabilidades, pero no se recibió respuesta. La Fiscalía General del Estado confirmó que no existe un proceso de indagación abierto actualmente contra las empresas chinas o funcionarios por este proceso.

Otras irregularidades

Doble cobro

La subcontratista Solinfra Cía. planilló $ 795.136,30 por colocar los sistemas de cableado, vídeo y los sistemas de televisión para los ECU-911 de Ibarra, Tulcán y Nueva Loja. Ceiec cobró $ 2’777.111 por lo mismo en las mismas sedes.

Empresas Fantasma

Tres de las compañías que constan como subcontratistas en los documentos de CAMC, Construestilo S.A., Erkaengine CIA LTDA. y Steelconcrete CIA LTDA. constan en el Servicio de Rentas Internas (SRI) como empresas fantasmas.

Bienes Faltantes

En el ECU-911 de Quito, la Contraloría encontró que varias piezas de mobiliario cobradas por CAMC no se encontraban en el sitio, pero sí existían actas de recepción por los mismos. Tras el examen especial, la compañía los instaló.

Lo adicional

El informe encontró que a Ceiec se le cancelaron 98 rubros adicionales a los del presupuesto referencial, de los cuales 27 presentaron variaciones en costos relacionados a la obra civil, tecnología y mobiliario.

Para saber

Las demandas

CAMC y Ceiec tienen varios procesos judiciales abiertos por incumplimiento de pago de haberes laborales. Esta última también tiene una demanda por daño moral iniciada por el director de la Empresa Pública Yachay.

Verificación

El examen especial determinó que en los convenios en los que se registraron fluctuaciones en los precios unitarios, el Ministerio no consultó al Servicio de Contratación de Obras (Secob).

A LA CARTA