viernes, 23 febrero 2018
22:43
h. Última Actualización

Carnavalazo en el aeropuerto

Un control de rutina en el José Joaquín de Olmedo detectó cerca de tonelada y media de cocaína. La droga estaba mezclada con productos orgánicos

14 feb 2018 / 00:00

Una inspección de rutina llevó a Laika, un agente del Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC) de la Zona 8, a dar un gran golpe al narcotráfico.

Su olfato permitió la incautación de cerca de tonelada y media de clorhidrato de cocaína, al que las autoridades antinarcóticos la califican de histórica, por ser uno de los mayores cargamentos de droga que se ha confiscado en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo (JJO), de Guayaquil.

La detección de la carga se produjo alrededor de las 13:00 del pasado lunes, en el denominado operativo ‘Carnaval 1’, en momentos que agentes de la Unidad Antinarcóticos asignados a la terminal aérea, realizaban un chequeo en las cargas que estaban en proceso de exportación, según informó el general Carlos Alulema Miranda, director nacional de Antinarcóticos.

Al llegar a la bodega Expair Cargo, el olfato de Laika la llevó a inquietarse con unas cajas de cartón, cuyo logotipo señalaba productos orgánicos y chocolates artesanales, denominados ‘Super Drink’, que tenían como destino Viena, una ciudad austriaca en Europa Central.

El oficial señala como antecedente del control que, durante el análisis que realizan los investigadores respecto de los cargamentos que van a salir del país, se verificó que los ‘Super Drink’ no tenían registro sanitario. “Eso hace, entre los elementos de perfilación, que la carga se vuelva sospechosa y se someta a otros controles más rigurosos, entre los cuales es la utilización de los canes”.

Es ahí cuando entra en juego Laika que, al contacto con las 120 cajas que contenían un total de 2.919 fundas de empaque con cacao orgánico de ‘fino aroma’ mezclado con banana en polvo, al igual que máchica, panela y quinua, comenzó a mover la cola y a saltar, sin comprender -quizás- que estaba dando un gran golpe en los decomisos de la historia aérea de Guayaquil.

Al agente canino le siguieron otros canes, por lo que -ante la alerta perruna- los policías activaron los procesos de investigación y las pruebas de campo y laboratorio, para determinar si en efecto el producto estaba contaminado.

El análisis concluyó que, en efecto, se trataba de clorhidrato de cocaína, cuyo peso en bruto era de un millón 461.000 gramos; es decir, con todo y el producto, cerca de tonelada y media de droga que pretendía salir vía aérea con destino a Viena, en la ruta Guayaquil-New York, en Estados Unidos.

Tras la detección, la policía en coordinación con la Fiscalía inició una investigación para establecer quiénes están detrás de la exportación y qué organización narcodelictiva es la dueña de la carga.

Se conoce que para esa tarea se creó una empresa. “Un procedimiento común de estos narcotraficantes que crean empresas temporales, realizan una exportación y luego desaparecen a la compañía”, señala Alulema.

Pero es lo que sirve como indicio para seguir con las investigaciones y detectar quiénes están detrás del cargamento, añade el oficial. Durante el control no hubo detenidos.

De momento, la policía cuenta con los nombres de quienes realizaron el procedimiento de creación de la empresa que estaba ejecutando la exportación. El detalle está en confirmar si esos datos son verdaderos o falsos.

Las pruebas

Aunque no se ha determinado científicamente el peso neto de la droga, la policía estima que todas las 2.919 fundas de cocoa están contaminadas de cocaína. No obstante, el director de Antinarcóticos no descarta que se contrate a un experto para que haga la separación del producto, como se ha hecho en otros casos.

En cifras

En lo que va de 2018, se han decomisado en el puerto y aeropuerto de Guayaquil un total de 2’822.603 gramos de clorhidrato de cocaína, que tenían como destino los mercados de consumo de América y Europa. Los decomisos se han efectuado en las operaciones ‘Conspiración’, ‘Pesca Blanca’, ‘Invierno’ y ‘Carnaval I’.

Más control

La frustrada exportación de droga por el JJO desvela que el control que se ejerce en los puertos marítimos hace que los narcotraficantes retomen la vieja ruta aérea. Una situación que enciende las alarmas en la Policía Antinarcóticos, que anuncia un mayor control en los puertos y aeropuertos internacionales.

Relación

El sábado, Antinarcóticos decomisó 141.700 gramos de clorhidrato de cocaína, dentro de un contenedor que estaba listo para ser embarcado en la nave Sealand Guayaquil, con destino a Guatemala. Esta tendría relación con un anterior decomiso de 273.700 gramos de droga.

Incautación

Entre el 1 de enero al 11 de febrero se ha incautado 1 tonelada 401.850 k de droga, en el puerto de Guayaquil.

A LA CARTA