jueves, 30 marzo 2017
00:27
h. Última Actualización

Desaparecidos, un tema que sigue en desaliento

Familiares tenían otras expectativas de informe de Ecuador. La ONU resalta labor del Estado, pero hace observaciones

20 mar 2017 / 00:02

Desalentados, así estarían familiares de personas desaparecidas en Ecuador tras el análisis que hizo el Comité Contra las Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al informe presentado por el país, respecto del cumplimiento de la ‘Convención internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas’.

El pasado viernes, la ONU emitió 27 observaciones a Ecuador, en las cuales acogió en gran parte el informe presentado por la delegación ecuatoriana, entre el 8 y 9 de marzo, en Ginebra.

“No es lo que esperábamos, teníamos más expectativas sobre la evaluación del Comité al Estado ecuatoriano en la aplicación del artículo 3 de la Convención...”, señala en un comunicado la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador (Asfadec).

El mencionado artículo establece que: “Los Estados Partes tomarán las medidas apropiadas para investigar sobre las conductas definidas en el artículo 2 que sean obra de personas o grupos de personas que actúen sin la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, y para procesar a los responsables”.

Telmo Pacheco, cuyo hijo de igual nombre desapareció hace más de cinco años, en Loja, señala que habían presentado una serie de peticiones, como por ejemplo, la tipificación de la desaparición como delito; unificación de protocolos de instituciones del Estado como: Fiscalía, Dinased, Judicatura. Además, de la creación de una base de datos de personas N.N. (sin identidad) que están en albergues, morgues, cárceles, ancianatos; y un plan de recompensa con una campaña de difusión efectiva y permanente.

“Cosas así, son las que nosotros necesitábamos”, subraya Pacheco, quien preside la Asfadec, una de las cuatro organizaciones que se han creado por los más de tres mil desaparecidos en el país, de entre 17 a 60 años. El setenta por ciento son mujeres.

“No debemos seguir impávidos e indolentes ante este fenómeno social que inexplicablemente persiste, porque se multiplican los casos de personas que desaparecen y estos no se resuelven debido a que el Estado no los enfrenta con la contundencia que demanda un hecho tan sensible y dramático”, dice Alexandra Córdova, madre de David Romo (desaparecido desde 20013), en una carta abierta dirigida a los presidenciables.

No obstante del desaliento, Pacheco dice que Asfadec estará pendiente de que el Estado ecuatoriano cumpla con la aplicación de las recomendaciones dadas, especialmente de los 17 casos que registran en la Comisión de la Verdad.

A LA CARTA