jueves, 23 noviembre 2017
01:04
h. Última Actualización

El camino para repatriar activos apunta a Suiza

Tiene la información clave para sancionar por el caso Odebrecht. El éxito de la cooperación está lleno de tecnicismos. Ya rechazó a Ecuador.

15 nov 2017 / 00:01

Suiza tiene la llave maestra del caso Odebrecht para todos los países, todos los proyectos y todos los funcionarios que se beneficiaron de la corrupción. Incluidos los de Ecuador. Pero esa información, que conduce hacia las pruebas definitivas y la recuperación del dinero, es inaccesible por el momento para las autoridades nacionales. Pese a los primeros acercamientos, la Fiscalía ya se ha topado con los recovecos de la legislación del país europeo por los que se pierden los pedidos de colaboración.

La primera solicitud de información fue tajantemente rechazada por Suiza —que adjuntó un instructivo como referencia para futuras peticiones de Ecuador— porque, según los responsables de la asistencia internacional, no cumplían con requisitos mínimos como detallar el delito que se estaba investigando y qué pruebas lo sustentaban.

Esa gran X con bandera suiza sobre el nicho de la información clave de Odebrecht se ha erigido como una pared en la investigación ecuatoriana que ya contaba, de antemano, con unas reglas de juego poco favorables para que el Estado vea resarcido el perjuicio de la presunta trama de sobornos y sobreprecios en contratos millonarios. Como ya desveló EXPRESO, uno de los principales escollos en Ecuador es la ausencia de una ley que permita incautar bienes desviados. Una iniciativa que fue bloqueada dos veces por legisladores de Alianza PAIS y de la oposición en 2008.

Pero también lo es la inexperiencia de las autoridades judiciales en todo el continente para afrontar una trama de corrupción de gran envergadura como la auspiciada por Odebrecht en América Latina. Así justifica Óscar Solórzano, director en Lima del Instituto de Gobernanza de Basilea suizo, los tropiezos en los que ha encallado la investigación ecuatoriana.

El especialista en recuperación de activos que asesora a Perú identificó para EXPRESO los hitos que debe seguir un proceso judicial hasta llegar a los activos ilícitos desperdigados. La repatriación de casi 100 millones de dólares ubicados en tres cuentas en Suiza y la localización de otras 15 cuentas con dineros mal habidos que salieron de territorio peruano durante el Gobierno de Alberto Fujimori avalan la asesoría del Instituto suizo de Basilea, a la que Ecuador no ha accedido.

la información es poder

1.El primer elemento para recuperar las cuentas es llevar una investigación clara que identifique, primero, de dónde provienen esos fondos y después tratar de establecer la responsabilidad penal del detentor de la cuenta. Suiza posee el servidor ‘My web day’ que registra cada pago, de cada proyecto, con cada responsable, cada monto y cada receptor de la coima bajo un nombre en clave (codinomme). Acceder a esa información es fundamental e insustituible por otras delaciones y asistencias internacionales afirma, con conocimiento del contenido, el asesor del instituto suizo.

reunirse no es cooperar

2.Para acceder al núcleo de la información que utilizaron Estados Unidos y a Suiza para sancionar a Odebrecht, Ecuador debe solicitar la asistencia penal del país europeo. Ya lo hizo en una ocasión pero fue rechazada tal y como recogió este Diario. Para Solórzano, la reunión de octubre entre el fiscal general de Ecuador, Carlos Baca Mancheno, y sus pares de Panamá y Suiza fue un gesto de acercamiento, mas no un acuerdo de cooperación. Para conseguir la asistencia internacional, hay que saber cómo pedirla. Ecuador enviará a una delegación de fiscales para buscar más datos.

escollo a la asistencia

3.Lo primordial y más básico es identificar correctamente el tipo penal. Solórzano explica que jurisdicciones como Suiza o Luxemburgo requieren que el pedido de asistencia se sustente en un delito que sea también tipo penal en su jurisdicción. Causas iniciadas por tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito, asociación ilícita para delinquir o lavado de activos son rechazadas si no se enmarcan en un tipo penal como corrupción, que está reconocido en todo el mundo.

preguntas concretas

4.Acceder a la información de Suiza permite conocer detalles de la trama de sobornos y optimizar la cooperación con los delatores. Las preguntas generales son ineficaces porque el delator se puede amparar en el olvido -difícil de desmentir- para no compartir datos concretos. Preguntar por cuentas, movimientos y personas específicas garantiza una respuesta verificable, ya que el delator está obligado a no mentir. Entre las 19 preguntas que Ecuador envió a España para el interrogatorio al abogado de Odebrecht, Rodrigo Tacla, predominaban las generalidades. Esta es una de las 19 cuestiones a las que accedió EXPRESO: “Hable libremente sobre los hechos que usted conoce respecto a los presuntos sobornos que habría realizado la Constructora Norberto Odebrecht en el Ecuador”.

cuentas y pagos

5.Con la información de Suiza, Ecuador también podría requerir a los bancos donde se han depositado sobornos, información concreta y extensa sobre las personas titulares, el destino del dinero, la fecha de la transferencia, quién la recibió, quién está detrás de la offshore, etc.

cálculo del perjuicio

6.Para la recuperación real del monto con el que se ha perjudicado al Estado, hay que empezar por calcularlo. “Hay que tener leyes que permitan hacer cálculos abstractos en la acumulación de contratos. Perú tiene algunas. La Fiscalía tendría que tener una capacidad investigativa y técnica para calcular el sobreprecio en cada una de las adendas de proyectos que han demorado 5 o 6 años en su ejecución y que suelen tener 15-20 adendas. En EE. UU. se hace de forma aproximativa y lo hace un técnico del FBI o del departamento fiscal”, explica el director del Instituto de Basilea.

recuperar el dinero

7.Además de normas que permitan perseguir las fortunas ilícitas en el extranjero -el 99,5 % de los sobornos de Odebrecht están fuera del territorio nacional, según Solórzano- o de imponer sanciones, el trámite para repatriar se complica. Los países donde está el dinero, incluso habiendo accedido a la cooperación y habiendo recibido la orden de ejecución para repatriar, pueden poner obstáculos si dudan de que el destino sea un Estado aún corrupto. EE. UU., por ejemplo, creó el proyecto Bota para devolver a la población de Nigeria directamente miles de millones de la corrupción pública. Demoró más de cuatro años.

Óscar Solórzano director en Perú / Instituto de Basilea

“Yendo por asociación ilícita, es imposible”

Usted conoce el trámite, ¿por qué Suiza rechaza cooperar?

Si el pedido no está bien hecho, lo rechaza sistemáticamente. Definir el tipo penal es lo más básico y es un error común. Por asociación ilícita para delinquir, es imposible. Le van a preguntar cuáles son esos actos delictivos para los que se han asociado. Pero por corrupción, sí funcionaría. Es universal.

¿Por qué es tan importante acceder al servidor de Suiza?

Porque permite al fiscal, en un proceso de cooperación eficaz, orientar mejor las preguntas. Otro error que vemos en Perú es lanzar piedras al aire. ‘Cuéntame todo lo que sabes’, van a contestar que no se acuerdan. Pero con una información previa, pregunta: ‘Este documento dice que has pagado en este proyecto a tal persona con este código. ¿Quién es? Ahí no pueden mentir.

¿Las delaciones de Odebrecht no compensan la falta de información de Suiza?

Absolutamente, no. Odebrecht orienta sus delaciones hacia un interés. En Perú dijo que pagó $ 29 millones en coimas. Tras casi un año de investigación, sabemos que ha pagado mucho más.

A LA CARTA