domingo, 22 julio 2018
19:10
h. Última Actualización

Otro caso de corrupción que se detecta en el extranjero

Colombia sanciona a la firma Inassa por sobornar a funcionarios ecuatorianos en 2016. Esa empresa tenía cuatro contratos con la Secretaría del Agua.

Quito /
10 jul 2018 / 00:01

Como ocurrió en el caso Odebrecht, la alerta por el presunto pago de coimas de la empresa Sociedad Interamericana de Aguas y Servicios S.A. (Inassa) a burócratas ecuatorianos se activó fuera del país. Colombia multó a la firma con 1,7 millones de dólares por “haber ofrecido o efectuado pagos a funcionarios públicos ecuatorianos en 2016”.

Francisco Reyes Villamizar, superintendente de Sociedades del vecino país, explicó ayer que la compañía (filial de la española Canal Isabel II en Latinoamérica) habría incurrido en la conducta de soborno transnacional, establecida en la legislación colombiana. En rueda de prensa dijo que los personeros de la empresa habían reconocido el cometimiento del delito. “Hay que precisar que estas circunstancias de colaboración y reconocimiento se dieron en el presente caso”, dijo.

El funcionario, sin embargo, no dio más detalles de los supuestos sobornos o los montos.

Desde 2012, la empresa tuvo cuatro contratos con la Secretaría Nacional del Agua (Senagua). Ese año, según consta en su último informe de gestión, se constituyó Inassa Ecuador como una sucursal de Inassa Colombia para acceder a los mencionados contratos de consultoría para diseños de obras de ingeniería: proyecto Multipropósito Tahuin (concluido en 2013), Control de Inundaciones Milagro, Multipropósito Jama y Multipropósito Coaque. Estos tres últimos por unos 15 millones de dólares.

En la firma y ejecución de esos contratos aparecen algunos ‘viejos conocidos’ de la justicia ecuatoriana. En su paso por Senagua, Walter Solis fue el encargado de suscribir los contratos con Inassa. Él es investigado por supuesta asociación ilícita en el caso Odebrecht, por la construcción del trasvase Daule Vinces, y por otro caso de presunto peculado.

En 2016, cuando según las autoridades colombianas se cometió el delito con Inassa, el titular de Senagua era Carlos Bernal. Él también está bajo la lupa de la Fiscalía por dos delitos: peculado y enriquecimiento ilícito. En octubre de 2017, la Contraloría envió un informe con indicios de responsabilidad penal a la Fiscalía porque el exfuncionario no pudo justificar 405,237 dólares en su patrimonio.

Problemas contractuales

Milagro

En 2014, la Secretaría del Agua declaró como “no viable” el proyecto. En 2016 se liquidó el contrato y se firmó la terminación por mutuo acuerdo. Senagua subrogó el contrato a la Empresa Pública de Agua a la que se trasladaron los recursos para el pago final.

Jama

En mayo de 2015, el Gobierno inició el trámite para la terminación de mutuo acuerdo de este contrato (así como el firmado para el multipropósito Coaque). Sin embargo, el panorama cambió en 2016 cuando se modificaron los estudios de factibilidad.

Coaque

Al igual que lo sucedido con el multipropósito Jama se modificaron los estudios para no dar por terminado el contrato. Los diseños definitivos del proyecto fueron entregados el 28 de diciembre de 2016 para la revisión de la Empresa Pública de Agua.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA