miércoles, 20 junio 2018
23:21
h. Última Actualización

Una segunda afrenta cultural a Guayaquil

El Ministerio se lleva a Quito casi una treintena de obras del MAAC y del museo Nahim Isaías.

14 ene 2018 / 00:01

Por una vez más, la cultura ha conseguido arrancar más pasiones e indignación ciudadana que la política. Esta semana, Guayaquil ha experimentado dos reveses que han encendido el ánimo ciudadano y la polémica en torno a las manifestaciones culturales.

Por un lado, está la explosión de voces, a favor y en contra, tras la clausura del teatro Pop Up, en Samborondón (considerado como parte del llamado Gran Guayaquil), para evitar que se representase la obra del ‘Santo Prepucio’ que hizo que la comunidad católica se sintiese ofendida. Unos reclamaron respeto al culto; otros, libertad de expresión. Pero no ha sido la única fuente de indignación cultural.

La decisión del Ministerio de Cultura de llevarse, entre otras, 26 obras de museos guayaquileños para que integren la colección permanente del Museo Nacional cuando este sea inaugurado ha levantado otra ola de protestas. No solo por la retirada de las obras del MAAC (Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo) y del Nahim Isaías, sino por las razones que los justifican.

Según declaró a la prensa en una entrevista, la subsecretaria de Memoria Social, Ivette Celi, se tomó la decisión considerando que Guayaquil “no es un lugar donde la gente se involucre con los procesos culturales” y que el MAAC prácticamente solo es noticia cuando “tiene problemas”. Desde el 15 de diciembre de 2017, la competencia sobre los museos pasó a esa subsecretaría.

Esas declaraciones no solo encendieron las redes sociales sino que provocaron un aluvión de manifestaciones de defensa del rol cultural del Guayaquil y de crítica, por lo que se considera un desagravio centralista entre Quito y el resto de ciudades del país.

No obstante, las 26 piezas guayaquileñas y otras casi 50 recopiladas de otros puntos que formarán parte de la colección permanente del Museo Nacional rotarán como es habitual en las colecciones, según la subsecretaria.

El mencionado centro de arte confirmó su sede esta misma semana tras firmarse un convenio entre el Ministerio de Cultura y Patrimonio y la Casa de la Cultura Ecuatoriana para la entrega del edificio en comodato o préstamos hasta el año 2021, con opción a renovarlo por dos periodos, según informó la institución del ramo en un comunicado.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA