viernes, 24 noviembre 2017
08:34
h. Última Actualización

Cléver Jiménez: ‘Al menos voy a poder abrazar a mis hijos’

Quito /
18 jul 2017 / 00:00

Estuvo ocho meses refugiado en la selva tras la orden de prisión dictada por el juez Jorge Blum. Es acusado, junto con Fernando Villavicencio, de divulgar información reservada. Mañana irá a Flagrancia para que le coloquen el brazalete electrónico, alternativo a la prisión.

- Brazalete electrónico en lugar de cárcel. ¿Qué le parece?

- Me parece humillante, denigrante, sin embargo creo que es mejor que estar en la clandestinidad, porque ahora la ventaja que yo tendría, aunque no tengo total libertad, es que al menos voy a poder abrazar a mis hijos.

- ¿Desde cuándo no los ve?

- Desde hace ocho meses, a partir de que la Corte nos diera orden de prisión y captura.

-Dice que es una medida humillante pero ya podrá andar libremente por la calle...

- Es un avance porque de tenernos en la clandestinidad total, sin poder ver a nuestros hijos, la familia o pensar en trabajar para solventar los gastos económicos, creo que en este momento así sea con un grillete, ya es un avance. Espero que se dé lo más pronto el juicio para que el fiscal demuestre cuáles son los documentos reservados que hemos divulgado porque hasta el momento en dos audiencias no han podido demostrarlo. Lo que hizo el Gobierno anterior con todos los poderes del Estado es una persecución política.

- ¿Qué hizo en los ocho meses?

- Estar en la selva, en la montaña como siempre. No iba a permitir que violando la ley, el debido proceso, las normas nacionales e internacionales nos capturen.

- ¿Cómo sobrevivió?

- Con el apoyo de familiares, de amigos, de comunidades indígenas, de alguna parte de la población ecuatoriana. No podía realizar actividad porque no nos permitían salir.

- En ese tiempo usted estuvo activo en redes sociales...

- Envié algunos tuits, había acceso a internet donde estuve.

- Primero les acusaron de hackear, luego de divulgar...

- En 2013 cuando hacen los allanamientos nos acusaron con el cuento que somos hackers. Pasaron más de seis meses y al no encontrar dispositivos para hacer hackeo cambiaron el delito. Es que aquí en el país los únicos que están espiando y hackeando son ellos a través de la Senaín, son ellos los que compraron los equipos incluso con sobreprecio para espiar a los que somos críticos.

- ¿Cuál fue la falla, accedieron a alguna información?

- La falla mía es haber denunciado la corrupción de este Gobierno. Desde 2009 he fiscalizado, cumplí con mi trabajo obligatorio, ni siquiera era opcional. He denunciado en todas las áreas económicas enormes hechos de corrupción, no encontraron mejor pretexto sino decir que hemos hackeado porque veníamos haciendo una investigación sobre el tema Chevron.

A LA CARTA