martes, 28 marzo 2017
10:07
h. Última Actualización

Cada vez hay más filtros para impedir el lavado

El control es difícil por la dolarización y el pago en efectivo, dice el empresariado. Ecuador le resta validez al informe de EE. UU.

04 mar 2017 / 00:00

La noticia de que Estados Unidos incluyó a Ecuador en la lista de “los principales lugares de blanqueo de dinero” no sorprende al empresariado ecuatoriano ni a las entidades financieras que, dicen, tienen cada vez más filtros para evitar el ingreso de dineros mal habidos o procedentes de actividades ilícitas como el narcotráfico, tráfico de drogas y de armas.

Las leyes, los reglamentos y los filtros existen, pero no son suficientes porque el control es difícil, dice Roberto Aspiazu, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano. Las razones que esgrime son las mismas que expone el informe estadounidense: la dolarización del país, el estar entre dos países productores de droga y las transacciones y compras en efectivo.

¿Por qué la dolarización? Porque los dólares pueden ingresar por cualquier vía ilegal al país y utilizarse sin ningún tipo de cambio o transacción bancaria, que de hacerse sí dejaría rastros que investigar.

Con el dinero en efectivo, precisa Aspiazu, se pueden hacer compras de bienes inmuebles y vehículos. “Muchos de los casos de corrupción no dejan rastro precisamente porque los pagos se hacen con dinero constante y sonante. No dudo que por cuenta de la corrupción se hayan comprado muchísimas propiedades en el país, con el pago en efectivo”.

Aspiazu reitera que el blanqueo de dinero no es nuevo y tampoco le causa sorpresa que lo diga Estados Unidos.

Al que sí molestó la inclusión fue al Gobierno ecuatoriano, que reaccionó a través de dos ministerios, el de Relaciones Exteriores y el del Interior.

A través de un comunicado, la Cancillería expresó su “rotundo rechazo” a la publicación del informe y le restó legitimidad porque, indicó, ese país “no tiene atribuciones para emitir críticas, observaciones, recomendaciones o listas”. Esa práctica, señaló, tiene una clara intencionalidad política y violenta los principios de igualdad jurídica de los Estados de no intervención en los asuntos internos de países soberanos.

Su pronunciamiento coincidió con el que horas antes expuso, a través de la red social Twitter, el ministro del Interior, Pedro Solines Chacón. Él escribió que Estados Unidos tiene en su territorio estados que funcionan como paraísos fiscales con reconocimiento de las propias autoridades americanas. “Y es en esos paraísos donde se lavan y blanquean los dineros mal habidos a nivel mundial. Si no, averigüen dónde se depositaron y lavaron los recursos de los famosos casos FIFA y Odebrecht”.

El otro argumento de defensa de Solines es que Ecuador tiene una legislación y los controles financieros más avanzados del mundo para prevenir y controlar el lavado.

El marco legal que menciona es la Ley Orgánica de Prevención, Detección y Erradicación del Delito de Lavado de Activos y del financiamiento de Delitos, aprobada hace nueve meses (junio de 2016), que ya cuenta con su respectivo reglamento.

Con ello se fortalecieron los controles y se crearon sistemas y entidades como la Unidad de Análisis Financieros y los Comités de Lavados de Activos, con que cuentan hoy las entidades financieras, cuyos resultados no se han hecho públicos.

A LA CARTA