martes, 19 junio 2018
22:50
h. Última Actualización

Carondelet hunde a Serrano

El presidente de la Asamblea rendirá cuentas al Pleno. El bloque oficialista se oponía a esta idea. Una reunión con Lenín Moreno los hizo cambiar de opinión.

Quito /
08 mar 2018 / 00:00

Lenín Moreno puso a sus asambleístas en vereda. La víspera, el bloque oficialista seguía defendiendo con uñas y dientes a su presidente, José Serrano, involucrado en un escándalo de escuchas y conspiraciones. Imponiendo el caos en la sesión plenaria, habían boicoteado la iniciativa de la oposición para obligar a Serrano a rendir cuentas ante el Pleno. Ayer, sin embargo, bastó una reunión en Carondelet para hacerlos cambiar de opinión. Lo que la noche del martes fue imposible, el miércoles se logró con una facilidad pasmosa: la resolución, presentada por César Rohón (PSC), fue aprobada por unanimidad en una sesión que duró apenas siete minutos.

La suerte de Serrano se decidirá mañana en el Pleno. Primero, a las 15:00, acudirá el fiscal Carlos Baca Mancheno. A las 17:00 será el turno del presidente de la Asamblea. Inmediatamente (así manda la resolución aprobada) el Pleno decidirá qué hacer con ellos. Se habla ya de pedir un juicio político contra Baca y de destituir a Serrano de su cargo. Será una sesión no apta para cardíacos marcada por el enfrentamiento entre dos enemigos irreconciliables. El propio Serrano ya adelantó, en un vídeo difundido el martes, que aún tiene cosas por decir. El fiscal guarda también sus ases bajo la manga. ¿Habrá nuevas revelaciones, nuevos implicados, nuevos detalles sobre la trama de corrupción que parece envolver a todos? Cualquier cosa puede ocurrir este viernes en el Pleno de la Asamblea.

Sin la intervención de Carondelet las cosas no habrían llegado hasta este punto. La operación arrancó ayer a las nueve de la mañana, cuando tres enviados del presidente de la República (Miguel Carvajal, Mauro Andino y Eduardo Paredes) llegaron a la sede legislativa para reunirse con el bloque, en ausencia de Serrano. Durante cosa de una hora conversaron a puerta cerrada. Se supo que fue una reunión difícil y que no se llegó a ningún acuerdo. Lo confirma el hecho de que, ni bien hubo concluido, los miembros de la bancada oficialista se trasladaron a Carondelet, de donde regresaron al cabo de dos horas con las mentes completamente transformadas.

La sesión (continuación de aquella que, la víspera, echó a perder el vicepresidente a cargo de la presidencia, Carlos Bergman, con un cúmulo de violaciones al reglamento) fue instalada por el propio José Serrano a las 13:33. Con voz oscura y velada, digna de un entierro, retomó las cosas en el punto donde las dejó Bergman, que en esta ocasión ni se dejó ver en el recinto: votación de la propuesta de César Rohón. Los 112 asambleístas presentes se pronunciaron por el Sí. A las 13:40 todo había terminado.

Epílogo: salida de las delegaciones. Uno por uno fueron desfilando ante los micrófonos de la prensa los representantes de los distintos bloques. A juzgar por lo que dijeron, a José Serrano le ha llegado la hora de preparar maletas. El audio divulgado por Baca Mancheno, en el que José Serrano conspira con el excontralor Carlos Pólit, prófugo de la justicia, para sacarlo del cargo, parece una evidencia tan contundente que ninguno de ellos puede imaginar una explicación satisfactoria por parte de Serrano. Hay que escucharlo, claro, para cumplir con el debido proceso. Pero, salvo el Bloque de Integración Nacional (cuya unidad no pudo ser garantizada por sus responsables, Wilma Granda y René Yandún) ninguna bancada parece presentar fisuras en su voluntad de destituir a Serrano de la presidencia.

¿Nombres para sustituirlo? Ninguno por el momento: los asambleístas de todos los bloques guardan las formas. Al oficialismo, por ser la bancada de mayoría, le corresponde la responsabilidad de hallar un sucesor. Quizás también Carondelet tenga algo que decir en este caso.

El indulto no se debate

¿Y los policías presos (injustamente, según todas las evidencias) por el 30S? El martes, un pedido de César Carrión (CREO) para discutir su amnistía fue bloqueado por morenistas y correístas. Todavía está por verse si las comparecencias de Baca Mancheno y José Serrano, el viernes, aportan elementos desconocidos que los beneficien.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA