jueves, 14 diciembre 2017
18:38
h. Última Actualización

Frenética actividad legislativa por Glas

El oficialismo prepara su estrategia política. La oposición insistirá en el juicio.

Quito /
11 ago 2017 / 00:00

La Asamblea será clave la próxima semana. El oficialismo y la oposición regresarán del receso parlamentario para definir lo que ocurrirá con el vicepresidente de la República, Jorge Glas.

El lunes, Alianza PAIS (AP) resolverá la suerte del segundo mandatario, que está acusado de supuesta corrupción en los casos Odebrecht, Caminosca y Singue.

El movimiento gubernamental, que hasta ahora blinda a Glas, tendrá una reunión, a las 17:00, en la Asamblea. Allí se plantearía revelar con claridad quién está con quién.

La bancada de la lista 35 insiste en la unidad e incluso conformó un grupo de mediación para acercar al presidente Lenín Moreno y a Glas. Sin embargo, los verde flex tienen fisuras: por un lado, están los correístas duros, que son devotos del exmandatario. Por el otro lado, están los que respaldan a Moreno y al titular de la Asamblea, José Serrano.

Para la oficialista presidenta de la Comisión de los Trabajadores, Liliana Durán, no hay ninguna “ruptura en PAIS ni en sueño de perros. Todos respaldamos a Glas”, dijo.

En esa cita de AP, analizarán el momento político que vive el país y el liderazgo de un vicepresidente sin funciones y cada vez más al filo de un abismo.

Los aliancistas, que son 74 legisladores, también se prepararán para lo que ocurrirá el próximo martes en el plenario.

La oposición, que son 63 asambleístas, pedirá un cambio de la orden de día para poner nuevamente en la agenda el juicio a Jorge Glas.

Eso estará a cargo de CREO, que presentó la solicitud para interpelar al segundo mandatario, pero que fue negada por la mayoría oficialista del Consejo de Administración Legislativa (CAL). Ellos, además, demandaron la revisión de esa resolución, que está en curso.

La oposición dice que hay otras causales para iniciar un nuevo control político contra Glas. Tampoco descartan formar una nueva mayoría, que incluya a los aliancistas que apoyan al presidente Moreno.

Para Jimmy Candell, del Movimiento Creyendo en Nuestra Gente y del Bloque de Integración Nacional, Glas debe pedir licencia o renunciar. “PAIS tiene que pensar en Ecuador y en cómo recuperar la confianza en los dignatarios”, subrayó.

El bloque presiona a Moreno

El oficialismo pidió al presidente Lenín Moreno la destitución del ministro de Inclusión Económica y Social, Iván Espinel. Él es líder del Movimiento Compromiso Ecuador, aliado al Gobierno.

Eso dice un comunicado de la secretaria ejecutiva de PAIS, Gabriela Rivadeneira, que se publicó el jueves, por la noche.

La carta señala que PAIS rechaza las declaraciones de Espinel sobre el vicepresidente, Jorge Glas. El 9 de agosto, Espinel subrayó que Glas debe dar un paso al costado o pedir licencia para aclarar los casos de corrupción en los que supuestamente está involucrado.

“La situación de Glas es insostenible”

El vicepresidente está en la lupa de todos. Eso dice el analista y politólogo de la Universidad de las Américas, César Ulloa.

Según él, la situación de Jorge Glas es insostenible, es evidente que PAIS pasa por una fractura, pese a los intentos de mediación de Ricardo Patiño, consejero político del presidente Lenín Moreno, dijo. Hay presión internacional por las denuncias de la prensa de Brasil, que no responde a los intereses locales, dijo. “No hay un dique de contención, cada vez Moreno suma respaldos de organizaciones y hay manifestaciones públicas que piden la renuncia de Glas”, señaló.

A LA CARTA