domingo, 19 noviembre 2017
01:05
h. Última Actualización

Analizan emergencia vial en zona de deslizamiento

El sector de El Tahual es proclive a derrumbes. Se plantea una barrera

Azuay /
20 jun 2017 / 00:00

La propuesta técnica está dada: instalar una barrera dinámica a fin de disminuir el impacto de material rocoso en la zona de El Tahual. Sin embargo, aplicar este mecanismo tomará tiempo, aunque no habrá restricción vehicular en esa zona, hoy afectada por un deslizamiento de tierra que pone en peligro el paso de vehículos por el lugar.

Así lo dio a conocer ayer el viceministro de Gestión del Transporte, Boris Palacios, al explicar la propuesta que se analiza para esta vía, en donde ayer decenas de comuneros se plantaron para exigir se dé solución a este problema.

Según el planteamiento técnico del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), la construcción de una barrera dinámica en la zona de deslizamientos del cerro El Tahual, en la vía El Descanso-Gualaceo, permitirá dotar de fluidez al tránsito vehicular que se ha visto interrumpido por la caída de rocas. El informe fue presentado ante autoridades locales y provinciales.

Una vez conocido el informe, el Comité de Operaciones Emergentes (COE) provincial de Azuay resolvió entregar el acta a Paúl Granda, titular dl MTOP, con el fin de que se evalúe la declaratoria del estado de emergencia vial en la zona, en al menos un área de un kilómetro de la vía.

“La barrera dinámica consiste en la instalación de mallas con puntos de anclaje en el sitio de deslizamiento del talud que tiene una inclinación de 75 %. Esta malla, de gran resistencia sujeta las rocas en caso de desprendimiento y evita que caigan a la calzada”, explicó el viceministro Palacios.

Una vía fue cerrada por un deslave

Varias poblaciones de los cantones Tiwintza, Logroño y Taisha, en la provincia de Morona Santiago, quedaron incomunicadas debido a un deslave en el kilómetro 37 de la vía Méndez-Morona.

El deslizamiento es de gran magnitud y abarca una distancia de aproximadamente 100 metros lineales y un alto, en algunas partes, de más de 10 metros. Los habitantes de la zona deben trasladar a pie, cruzando sobre la montaña de rocas del deslave, productos como combustible, que son escasos en la frontera con Perú.

A LA CARTA